Historia de Jayuya,PR

75750404_bd56711072

En 1533 fue iniciado el primer esfuerzo para convertirla en municipio, por el español Asencio Villanueva. Esta expuso que el camino que comunicaba a Caparra (primera capital de Puerto Rico), con San German era demasiado largo y extenso para los viajeros, quienes necesitaban un lugar donde tomar descanso. El 19 de diciembre de ese año se expidieron ocho reales cédulas autorizando la fundación de la Villanueva de Otoao y de una parroquia, que se hace llamar posteriormente, Hayuya, nombre del cacique taíno que dominaba la región.

Para desgracia de don Asencio, el descubrimiento de Honduras y Perú despertó un gran interés en esas tierras y muchas familias emigraron desde estos lares. Este recibió permiso para criar caballos, establecizó en Jayuya los potreros del Rey. Los caballos que crió fueron utilizados por Francisco Pizarro en la conquista de las tierras del Perú.

Luego de estos sucesos Jayuya pasó a ser un hato de Utuado. Se establecieron varias familias europeas luego de la aprobación de la Real Cédula de Gracias, expedida por el Rey de España en 1815. En 1899, el huracán San Ciriaco destruyó los cimientos de la pequeña economía agrícola que se había desarrollado en el lugar a lo largo del siglo XIX. El 3 de agosto del mismo año Jayuaya fue invadido por el ejército estadounidense como parte de la Guerra hispano-estadounidense.

Jayuya fue declarado municipio por medio de la Ley 34 del 9 de marzo de 1911.

El 9 de marzo de 1911, mediante la Ley Núm. 34, se funda el Municipio de Jayuya la cual segregaba los barrios Jayuya Abajo, Jayuya Arriba y Mameyes Arriba del Municipio de Utuado. Jayuya tenía para ese entonces una población aproximada de 9,297 habitantes.

Primera carretera

En el 1907, se construyó la primera carretera desde el punto conocido como Alto de la Bandera hasta el pueblo, que vino a ser de gran importancia para el desarrollo comercial. Esta fue una brecha abierta en la montaña por donde penetraron nuevos aires de progreso, civilización y mejor comunicación con el resto del país.

Don Juan de Jesús López, fue el primer alcalde electo por el pueblo. Don Juan, conocedor de las necesidades del obrero campesino, supo gobernar con el endoso y aprobación de las clases sociales más necesitadas, que ya empezaban a sentir las primeras sacudidas del movimiento socialista.