Historia De Coamo,PR

Coamo_new1976a

Pueblos Existentes

La fundación de la futura Villa de San Blas es interesante y llena de colorido. Allí para el 1515, ya terminada la guerra de Ponce de León con los indios, solo existían en Puerto Rico los poblados de Caparra (San Juan) y San Germán. Por estar éstos localizados en las costas, sus habitantes, especialmente los de San Germán, eran acosados constantemente por los indios caribes, piratas y bucaneros. Para obviar esto, muchos de ellos comenzaron a emigrar isla adentro en busca de tierras fértiles y de mayor seguridad. Se establecieron, mayormente, en las márgenes del Río Coamo, en el valle de ese nombre. Ya para la década del 1570 existía allí un núcleo importante de pobladores, lo que indujo a los Obispos Mercado y Salamanca a gestionar la fundación oficial del pueblo.

Para esa época la Isla estaba dividida en dos partidos: el Partido de Puerto Rico (o de la Capital) y el Partido de San Germán. El Río Camuy, que desemboca en la costa norte, y el Río Jacaguas, en la costa sur, dividen la Isla en dos partes casi iguales. Al este de los mismos estaba el Partido de la Ciudad Capital y al oeste el de San Germán.

Fundación de la Iglesia

El 6 de abril de 1579 el Obispo Salamanca envió una carta al Rey Felipe II notificándole que él ya había fundado la iglesia en el Valle de Coamo; que existía un núcleo considerable de pobladores en las inmediaciones de éste y que, por lo tanto, solicitaba la aprobación Real para la fundación del pueblo.

Fundación de Coamo

Con fecha del 15 de julio de 1579, el Rey aprobó la fundación oficial mediante decreto marginal registrado en la propia carta peticionaria del Obispo Salamanca, autorizándose por cédula ordinaria la constitución del pueblo de San Blas de Illescas.

El territorio asignado a Coamo fue segregado del Partido de la Capital. Se extendía desde el Río Jacaguas, por el oeste, hasta el Río Guamaní, por el este. Por el norte colindaba con el filo de la Cordillera Central, incluyendo parte de Comerio, y por el sur con el Mar Caribe.

Fundadores y Santo Patrono

El santo patrono adoptado lo fue, y aún lo es, San Blas de Illescas. El nombre “San Blas” se refiere al santo de ese nombre, y de “Illescas” se refiere al pueblo de Illescas, de donde eran oriundos los principales fundadores del pueblo de Coamo. Illescas queda en la provincia de Toledo, en la llanura castellana, bien cerca de la ciudad de Madrid.

Los Illescas denominaron San Ildefonso las tierras que habían adquirido en el Valle de Coamo; y de las mismas segregaron y donaron 128 cuerdas para ubicar la zona urbana del pueblo, en el 1579. Dichas tierras corresponden hoy al Barrio San Ildefonso, frontero con la ciudad.

Vivienda

Los colonizadores vivían dispersos y en bohíos de paja, yaguas y madera rolliza o rústica al estilo de los indios tainos. Dormían en camastros o en hamacas y su vajilla casera era mayormente hecha del casco de la higüera, al estilo taino. La cazuela de barro cocido y las tradicionales tres piedras eran los utensilios utilizados en la cocina para preparar las comidas.

Economía Coameña

En aquella época la población se concentraba en la semicosta de Coamo, evadiendo la zona de altura por la exuberancia del bosque y por su recia topografía. Evadían la costa por temor a los caribes y a los corsarios. La agricultura de Coamo se circunscribía a la ganadería y a los frutos de subsistencia o frutos menores, como los llamamos hoy.

Para la época de la fundación de Coamo la única fuente de vida importante era la agricultura. Era, más que nada, una agricultura de subsistencia. Había que producir para comer, y no se sembraba mucho más de lo que se necesitaba porque no se podían mercadear los frutos excedentes. No hay que olvidar que la isla de Puerto Rico era casi todo un bosque, sin caminos; y que, además de Coamo, sólo existían San Germán y la Ciudad Capital.

El más “dramático” adelanto en la ciencia de la agricultura durante el siglo XVI en Puerto Rico lo constituyó el uso del machete para talar, el hacha para cortar árboles y la azada o azadón para desyerbar o labrar la tierra.

Los principales productos agrícolas en Coamo entonces lo eran: el ganado, los cueros, el jengibre y los frutos menores. El casabe, el maíz, las frutas, el plátano, el ñame, el maní, la batata, la yautía, los lerenes y otros cultivos menores constituían el seguro de vida para la subsistencia de los vecinos. Los cerdos alzados y el ganado vacuno existían en extrema abundancia en estado semisalvaje y eran la principal fuente de proteína en la alimentación de los pobladores. Además, tenían gallinas y guineas con sus subproductos correspondientes. Otra fuente de alimentación eran los productos de la caza y la pesca, tanto en el bosque, en el mar como en el río, que abundaban.

Muchos de los productos alimenticios, tales como el maíz, la yuca y la batata los heredaron los españoles de los indios, al igual que el modo de cultivarlos y prepararlos para la mesa. De los bosques cazaban los cerdos y el ganado vacuno para proveerse de carne. Estos habían sido introducidos por los propios españoles temprano en el siglo. Claro, algunos de estos animales los tenían los colonos domesticados en sus haciendas para su más fácil aprovechamiento. Entre éstos estaba la vaca lechera que les proveía la leche que tan imprescindible era para criar los niños y para comer el plátano, la batata, el ñame y otros productos harinosos que les daba la tierra generosamente.

Evidentemente, la yuca, el maíz, el plátano, la leche y la carne eran los alimentos principales en esta región y en todo Puerto Rico para esa época.

Gobernador

El gobernador, don Juan Melgarejo, en su conocido mensaje al Rey, en el año 1582, confirmaba la existencia del pueblo de Coamo, el cual ya tenia su alcalde designado, además de tener su capellanía.

Misioneros

En el año 1597 arribaron a Coamo los misioneros jesuitas Carlos Spinola y Jerónimo de Angelis, quienes hicieron descripción del poblado dando cuenta de que la iglesia estaba construida de madera rolliza o rústica, cañas y palmas, al igual que las otras casas de la población. El país era entonces casi todo un bosque, sin caminos. Además de Coamo, repetimos, sólo existían los poblados de San Germán y la Ciudad Capital.

El siglo XVI fue, pues, ante todo, el siglo de la gestación y fundación de Coamo. Fue el siglo de las estrecheces y de la valiente lucha por la sobre vivencia.

Publicado en: coamo.puertorico.pr